ORGANIZAR TU ARMARIO SEGÚN EL PROYECTO 333

Comparte y siguenos en las RRSS
  • 43
    Shares

La semana pasada, empezamos a hablar de un tema, que en estos momentos me está interesando bastante, y que quiero compartir mi experiencia con vosotros: EL ARMARIO CÁPSULA.
Como saben (los que me siguen en YouTube y los que están desde el comienzo del blog), hace un par de años descubrí a LA MAGIA DEL ORDEN de Marie Kondo. Con ello comenzó el orden y la limpieza en casa, no es que no lo tuviese ordenado, pero al tener cúmulo de cosas enseguida las cosas no parecían estar ordenadas. Al aprender a conservar únicamente lo que me hacía feliz, descubrí que con menos estoy más contenta y que no echo en falta aquellas cosas que en su momento dejé ir de mi lado.
Lo primero que ordené fue mi armario, y me deshice de 7 bolsas enormes de basura, llenas de ropa, que ya no me hacía feliz, (y les digo que casi cada semana saco algo del armario por la misma razón). Este ejercicio me hizo sentir muy reconfortada, pero veía que algo no iba tan bien, porque al poco tiempo, empecé a comprar cosas otra vez. Pero me di cuenta que tenía que aprender a combinar las prendas que tenía en mi armario. Había cosas que me gustaban pero que no las encontraba combinables entre sí. Por eso seguí investigando, leyendo y llegué al método del ARMARIO CÁPSULA, e hilando más fino descubrí PROYECTO 333.
La semana pasada les conté como es el concepto del Armario Cápsula. Pero hay un método que sigue esta filosofía, estableciendo normas más puntuales, especialmente con el número de prendas: es el PROYECTO 333.

El PROYECTO 333, es un experimento que empezó en octubre de 2010, impulsado por Courtney Carver, a través del blog Be More With Less y en la versión hispanohablante por Valentina, de Vale de Oro. Su metodología habla de proponerte, durante tres meses, utilizar sólo 33 prendas y accesorios; vivir con menos ropa para simplificar tu vida.
Este proyecto es un experimento que incentiva a juzgar a fondo el contenido de tu armario. Es un gran ejercicio de simplificar, priorizar y sintetizar nuestra ropa. En definitiva, nos “obliga” (en el buen sentido de la palabra) a poner foco en nuestro armario; y esto es algo que puede resultar complicado si no estás acostumbrado.

Reglas
1. 33 prendas: Tenemos que escoger 33 prendas y accesorios para utilizarlos en los 3 meses que suele durar cada estación del año, incluyendo zapatos (cada par cuenta por 1) y chaquetas.
2. Excepciones: Quedan excluidos de la lista: pijama, ropa interior, la alianza o alguna otra joya de uso diario, ropa del gimnasio. ¡Ojo! Se considera que, la ropa del gimnasio es solo para hacer deporte, y el pijama solo para dormir.
3. Repuestos: Escoge 3 prendas/accesorios adicionales (Nº 34-36). Estas prendas las podrás añadir a tus 33 si decides donar/tirar una de las cosas en tu lista. Entonces pasarán a ser parte de la lista de los 33.
4. Puedes intercambiar ropa con otros participantes del Proyecto 333. Hazte fan de la página de Facebook para ver quién está interesado (no te olvides de avisar el país de procedencia).
Si vas a intentar el reto, te dejo aquí algunas claves para comenzar con ello.

Pasos a seguir
1. Identifica cuál es tu rutina diaria. Todos necesitamos vestirnos con ropa, pero no todo el mundo necesita vestir de la misma forma. Hay muchos factores que nos pueden influir a la hora de elegir la ropa que nos ponemos, y todos ellos tienen que ver con el contexto en el que la vas a llevar y en tu estilo de vida: no vistes igual para ir a trabajar que para salir de noche con las amigas, o no necesita lo mismo la persona que trabaja con uniforme que la que no. Para ello es recomendable, clasificar en 3 o 4 grupos, las distintas ocasiones o rutinas, que, de alguna forma, te exigen vestir diferente. Te aconsejo que durante una semana apuntes en la agenda o en una libreta (donde te sea más práctico), que haces cada día, por ejemplo: lunes: de 9 a 17hs oficina, 18 a 19hs actividades niños, 21hs cena con amigas.
Estos grupos no serán los mismos para cada persona, depende de tu estilo de vida. En este caso concreto, podríamos establecer, estos hábitos, en: Contexto 1: Trabajo / Contexto 2: Ocio diurno/ Contexto 3: Ocio nocturno.
Una vez tengas identificados esos momentos, define qué estilo de ropa es el apropiado o te gusta más para cada ocasión. Siguiendo con el ejemplo: Contexto 1: Trabajo – Estilo formal típico de oficina Contexto 2: Ocio diurno –Estilo casual, cómodo Contexto 3: Ocio Nocturno –Estilo más elegante, pero casual.
2. Calcula el número de prendas para cada momento. Una vez tienes claro los estilos de ropa que necesitas llevar, tienes que ser más puntilloso y decidir el número de prendas, del total de las 33, que vas a dedicar a cada momento. Para ello debemos tomar en cuenta la cantidad de tiempo que dedicas a cada cosa. Siguiendo con el ejemplo anterior, pongamos que trabajas de lunes a viernes en una oficina, que los fines de semana vas a actividades de los chicos y compartes momentos con la familia; y que los lunes noche y los viernes sales con amigas para relajarte y tener tu tiempo. Valoremos este ejemplo: Trabajo 5 días a la semana. Ocio diurno: un par de horas en semana y 2 días del fin de semana. Ocio nocturno 2 noches en semana.
Ahora sumamos el total de momentos: 5+2+2=9 y seguido vamos a calcular cuánto representa cada contexto:
Trabajo 5 momentos / 9 total momentos = 56%
Ocio diurno 2 momentos / 9 total momentos = 22%
Ocio nocturno 2 momentos / 9 total momentos = 22%
Vemos que en un 56% de las ocasiones vistes con ropa de trabajo, por lo tanto, ya nos está diciendo, que vas a necesitar más prendas que te sirvan para ir a trabajar.
Si seguimos el cálculo matemático a rajatabla. Entonces repartiríamos de la siguiente manera nuestra ropa:
Trabajo: 56% de 33 = 19 prendas
Ocio diurno: 22% de 33 = 7 prendas
Ocio nocturno: 22% de 33 = 7 prendas

3. Elige las prendas para cada contexto.  Aunque ya matemáticamente hemos establecido las prendas para cada ocasión, en este punto nos tenemos que guiar por tus gustos y por la funcionalidad de las prendas. Ya que una misma prenda, la puedes usar para la oficina y luego, con otra combinación, también para salir el fin de semana con la familia o las noches de amigas. Una decisión que tomar es si quieres tener el mismo número de piezas de arriba que de abajo, esto depende de tus gustos. Igualmente, si no lo tienes claro, te dejo algunas recomendaciones: Ten más partes de arriba que de abajo. Al ser la parte superior de nuestro cuerpo más visible, contar con más piezas te dará más sensación de variedad. Podríamos seguir la siguiente relación: 3 piezas de arriba por cada prenda de abajo; y 3 o 4 pares de zapatos. Aprende a jugar con los complementos y a mezclar y combinar las prendas. Y como último consejo elige prendas que sean combinables entre sí, porque si tenemos todas las camisas floreadas y todos los pantalones y faldas con estampados, pues entonces no podremos combinar nada. Lo ideal es escoger colores neutros y alguna prenda que llame la atención para destacar la parte de nuestro cuerpo que más nos guste. Por ejemplo, si tenemos lindas piernas, podemos tener una falda mas llamativa, para que la vista se dirija a ellas. Pero si queremos destacar nuestro escote, pues usemos prendas superiores con escote en pico y más llamativas, con algo neutro debajo.
4. Elige moda sostenible y ética. En tu armario seguramente encontrarás estas 33 prendas, que necesitas, para armar tu armario cápsula, para la próxima temporada. Pero si necesitas renovar alguna prenda o echas en falta algo, pues adquiere piezas de forma responsable, eligiendo moda sostenible y ética. Con ello queremos decir, que busques comprar diseños atemporales, hechos con materiales ecológicos de alta calidad y producidos de forma ética, respetando los derechos de los trabajadores.

Ventajas del proyecto 333
Los puntos a favor que le veo a esta fórmula son:
 El armario está ordenado y con mucho más espacio.
 Sólo utilizas ropa con la que te sientes 100% cómoda y que te favorece.
 Menos ropa equivale a tener más tiempo y dinero.
 Podemos encontrar la ropa que queremos con facilidad pues lo tenemos todo a la vista.
 Te vuelves más consciente a la hora de comprar nuevas prendas.
 Hay personas que necesitan la ropa que ya no te pones.
 No tienes porque dejar de ser coqueta, las prendas las eliges tú y puedes incluir accesorios que realcen tus looks. Además, aquí es muy aplicable la teoría de menos, es más. A veces ir más sencillo es más elegante que ponerte todos los complementos juntos.

Esto ha sido todo lo que he podido concluir respecto a este sistema que me resulta muy interesante. No sé si seré capaz de reducir a 33 prendas. Por ahora me adapto al concepto de armario cápsula, e intentaré, para la temporada de primavera, elegir las prendas que mejor me representen, acotando el número de ropa que tengo en mi armario. Ya les mostraré el resultado.
Recuerden que seguimos en contacto toda la semana en las redes sociales: YouTube; Instagram; Twitter; Pinterest
Y ustedes, ¿se sienten preparado para este reto que nos propone el armario cápsula o el proyecto 333?

Siguenos y comparte:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *