Libros. El orden también llega a ellos

Comparte y siguenos en las RRSS
  • 5
    Shares

Follow my blog with Bloglovin

 

Si eres una de esas personas que no puede deshacerse de un libro de ninguna manera, este es un artículo para tí.

Muchas veces lo que nos lleva a conservar los libros que tenemos en la estantería de casa hace siglos, es pensar que algún día los volveremos a leer o que, si aún no lo leímos y está allí hace más de un año, que seguro es el próximo libro que leeremos.  Pero nada más lejos de la realidad.  Cuando un libro permanece mucho tiempo en la estantería y sólo lo tocamos para quitarle el polvo es porque perdió su interés.  Podemos decir que ha sido un buen libro, que su lectura fue entretenida, que algún día lo leerá tu hijo ( que todavía no tienes o tiene 2 años nada más).  Son cuestiones que debemos aprender a pensar un poco más allá y ser más prácticos.

Yo misma he guardado libros pensando que mis hijos los leerían pero con el paso del tiempo, me he dado cuenta que sus inquietudes son distintas a las mías, y aquello que compartimos, ahora ellos lo ven de otra manera, y un libro escrito hace 30 años ya no es tan ágil como ellos están acostumbrados a leer, van a otro ritmo y con otro lenguaje.

Por ello para poder gestionar nuestros libros lo que tenemos que hacer es lo de siempre: vaciar + desechar + clasificar + guardar

Así que primero juntamos todos los libros que tenemos en casa en todos lados ( habitación principal, habitación de lo niños, cocina, salón, despacho, etc..) los ubicamos todos en una misma superficie y comenzamos nuestro ritual de selección.  Tomamos libro por libro y nos preguntamos: Lo he leído? Lo voy a leer de aquí a un año ( fijar plazo)? Lo voy a volver a leer (si ya lo he leìdo)? hay alguien en casa que quiera leerlo (no suponerlo, preguntar)?  este libro de la universidad lo voy a utilizar en el futuro en mi profesión (puede que su contenido ahora esté más actualizado en la web)?

Si la respuesta a estas preguntas es NO, pues procedemos a deshacernos de él.  Esto no quiere decir que vamos a tirarlo sin más. Podemos hacer varias cosas: donarlo a una biblioteca del barrio, a la parroquia, a una escuela.  Venderlo en tiendas de segunda mano (no te dan mucho por ellos, pero talves al ir a la tienda, encuentras una joya para leer y lo cambias por lo que has llevado) ; intercambiar libros con algún amigo o alguna asociación de lectura.   Si investigamos seguro el libro puede terminar en buenas manos y no tiene porque terminar en un cubo de basura.

Por eso no te tiene que dar pena el deshacerte de un gran libro, debemos ser menos egoístas y compartir esa obra que tanto nos gustó con el resto de la gente, seguro hay alguien que también disfrutará de su lectura como tu lo has hecho. comparte esa experiencia.

Un asunto importante: no se te ocurra abrir el libro… sino la limpieza se hará eterna, porque si cada libro que tenemos lo ojeamos y leemos alguna de sus páginas terminaremos exhaustos y no haremos bien nuestra tarea. Si no recordamos su contenido, lee la contratapa si quieres pero que no te tiente el abrirlo.

También tenemos que tomar en cuenta que si tenemos una colección, una serie o una saga completa, no hace falta tomar libro por libro, sin valorar el conjunto de la misma y si no nos causa la menor chispa de interés, pues también lo descartamos.

Una ves desechados los libros que no vamos a volver a leer, los clasificamos por categorías. Todas las que quieras, y en cada caso puede ser distinta, pero les daré algunas de referencia: infantil, juvenil, de cocina, de suspenso, de un tema que te apasiona específicamente (ej. historia, mitología, geografía, ciencia, etc); y todas las que se te ocurran a ti ; para luego ir ubicándolas en el sitio que le hayas designado a cada una ( los de cocina en la misma cocina; los infantiles en el cuarto del niño; los que vas a leer próximamente en tu mesa de noche, etc.).  Hay personas que también consideran guardarlo por colores, pero no es una forma práctica, por lo menos para mi, sino tienes a Caperucita Roja junto al libro de cocina de Arguiniano y otro de Mitología Griega… Tal vez esto podemos a aplicarlo a cada categoría en particular.  Pero ahí ya corre por vuestra imaginación, si dentro de cada categoría quieren ordenarlo por colores, alfabéticamente, por interés, por orden de lectura, por orden de la saga, etc.

Esta semana haremos como la anterior, les dejaré en mis redes sociales  ( Instagram , Facebook  , Twitter) distintas formas de guardar los libros para que vean como organizarlos en vuestros hogares, tal vez alguna manera es la que justo les gusta y encaja con el espacio que ustedes tienen.

Espero les haya servido para aprender a ordenar vuestros libros, no sean egoístas y dejen volar al saber y el placer de la lectura. Si un libro te hizo feliz a ti porque no hacer feliz a otros.  Saludos y hasta la próxima semana.

Siguenos y comparte:
0
Un comentario Añade el tuyo
  1. Genial, Nancy! Tus consejos me vienen de perla ya que soy un devoraibros. Me compre un ebook hace unos anos para reducir el volumen de libros pero aún así siempre cae algún libro tradicional de regalo o comprado así que aún siguió aumentando mi stock de volúmenes. Hice un atisbo de deshacerme de libros hace un tiempo pero me costó horrores y me quede con libros que debí haberme deshecho. Voy a volver a hacerlo pero ahora siguiendo tus consejos. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *